colegio de ingenieros
Gipuzkoako Ingeniariak | Ingenieros de Gipuzkoa

Azala
Ingeniarien Elkargoa
LANBIDE Enplegua
Heziketa irekia IKASI
Ingeniarientzat zerbitzuak
Elkargoko ingeniariak
Oniritziak, Ziurtagiriak, Erregistroak
Arau Teknikoak
Dokumentazio teknikoa
Ingeniarientzat aseguruak
Finantza Zerbitzuak
Elkargoko zerbitzu gehiago
Kultura eta Aisia
Albiste Orriak- Informazioa
IC-LI GKE
Iragarki-taula
Lotura interesgarriak
Galeria fotos
 
 

Advertisement

Advertisement

Advertisement

Advertisement

Advertisement

Advertisement

Advertisement

Advertisement

Advertisement




Hasiera

Trebetasun eta komunikazio-gaitasun eskaria lan merkatuan, krisi garaian pertsonen kudeaketa, komunikazioa eta antolaketaren osasuna,...

Las habilidades y competencias que demanda el mercado laboral, La gestión de personas en tiempos de crisis, Comunicación y Salud Organizacional,..

   

Frente a la situación económica imperante, son muchos los profesionales y jóvenes titulados que buscan una oportunidad de incorporación al mercado laboral y que con demasiada frecuencia, obtienen menos respuestas de las deseadas a su demanda de empleo.

 

Por algún motivo, sigue siendo considerable la distancia entre lo que reclama la empresa y lo que quien se incorpora por primera vez al mercado de trabajo parece poder ofrecer.

 

Personalmente creo que el universitario medio posee y puede explotar muchas de las habilidades demandadas y que muy probablemente la desconexión radique no tanto en la ausencia de conocimientos y capacidades como en su ineficaz identificación y aprovechamiento.

 

Ver el artículo completo en COMUNIDAD-ISM

 

 

La gestión de personas en tiempos de crisis   Interesante artículo de  Improven Consultores en NAVACTIVA

 

Comunicación y Salud Organizacional  Interesante artículo de  Human Management Systems, S.A. en NAVACTIVA

 

 

Las habilidades y competencias que demanda el mercado laboral, La gestión de personas en tiempos de crisis, Comunicación y Salud Organizacional,..

 

........En el debate actual sobre la Universidad se habla poco de lo que quizá es lo más importante: qué estamos haciendo. El diálogo abierto con el profesor, la discusión de casos, el trabajo en equipo, la investigación sencilla, la reflexión y defensa pública de un tema son desgraciadamente más la excepción que la regla en las aulas universitarias. Y cuando lo hacemos nos maravillamos, docentes y estudiantes, de lo divertido e interesante que puede ser dar y recibir clase.

 

El Espacio Europeo de Educación Superior es la oportunidad para que, sin dejar de tener los conocimientos imprescindibles de cada disciplina, no dediquemos todo el esfuerzo a memorizar y nos centremos en lo que un universitario necesita saber y saber hacer. Cosas así:

Primero, debe saber leer. Suena insultante, pero es cierto; debe saber leer y extraer las ideas principales de un texto, someter a juicio crítico lo que ese autor afirma, ser capaz de contrastar con otras fuentes y llegar a conclusiones propias, personales.

Segundo, debe saber escribir; y no hablo de no cometer faltas de ortografía, ni de saber poner letras juntas; eso hay que darlo por hecho, sino de comunicar con claridad, con eficacia, con una extensión equilibrada, con rigor en el uso de información externa, con la mente puesta en el lector.

Tercero, debe saber hablar, hablar a una persona y hablar a 100. Ser capaz de presentar las ideas propias e indagar las ajenas. Conducir y ganar un debate. Respetar los tiempos y usar apoyos efectivos. No es baladí: saber hablar bien se considera el primer factor de éxito en la carrera profesional.

Cuarto, debe tener disciplina. Realizar esfuerzos continuados en el tiempo, hacer un plan y cumplirlo; comprometerse y respetar los compromisos. Ser leal con sus compañeros y consigo mismo. Y eso se aprende en un aula, pero también en un equipo de rugby o en el coro de la Universidad.

Quinto, debe tener una visión internacional. Debe expresarse en inglés con soltura y tener ciertas habilidades en, al menos, otro idioma. Debe conocer otros países como universitario, esto implica tener unos conocimientos básicos de la política, la historia, las aspiraciones, fortalezas y dificultades de ese país.

Sexto, debe ser creativo. En su trabajo y en su vida. Debe explorar el arte en cualquiera de sus manifestaciones. No sólo como espectador, también como autor, no quedarse siempre al margen, pasivo o mero crítico de lo que otros acometen, debe implicarse.

Séptimo, debe conocer las herramientas propias de su disciplina, sea el método científico o las grandes tradiciones culturales de las Humanidades.

Octavo, debe estar alfabetizado en las nuevas tecnologías. Chatear, pero también configurar una cuenta de correo, usar una hoja de cálculo, construir una base de datos y editar un texto, una imagen y un vídeo.

Noveno, debe tener una cultura general. No puede ser que el estudiante de Historia, ante una regla de tres, o calcular un tanto por ciento, diga “yo es que soy de Letras”; ni que el de Ciencias no sepa quien era Augusto.

Décimo: romper con los decálogos, con las tradiciones estúpidas, con los criterios de rebaño, con el qué dirán y el me da lo mismo.

Undécimo y último: tiene que tener una visión ética. En todas las épocas ha habido problemas y dilemas, perspectivas y limitaciones que han dado la medida del ser humano de cada tiempo y cada lugar. Y eso no es distinto en este siglo XXI, donde ya no hay problemas locales ni soluciones únicas. Y eso es Espacio Europeo y eso es Universidad.

 


Digg Del.icio.us Facebook! LinkedIn Twitter Meneame Aupatu Negociame
 
< Aurrekoa | Hurrengoa >




Utilizamos cookies para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerte nuestros servicios.
Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Si quieres revocar tu consentimiento u obtener más información consulta nuestra Política de Cookies.

ACEPTO